jueves, octubre 04, 2007

LA PAJA EN EL OJO AJENO...



Diverso pero siempre conflictivo es el impacto ambiental de las aproximadamente 30 fábricas de pasta de celulosa y papel que operan en Argentina. A raíz de los cuestionamientos a la instalación de dos grandes plantas de este rubro en Uruguay, las firmas argentinas pusieron las barbas en remojo.

El conjunto de empresas del sector produce en Argentina unas 900 mil toneladas al año con diferentes tecnologías y materias primas. Las más grandes y cuestionadas están sobre el río Paraná, en la región noreste.

Desde marzo, Paraguay reclama a Argentina por la presunta falta de tratamiento de los efluentes de las fábricas de celulosa Alto Paraná, Celulosa Puerto Piray y Benfide, en la nororiental provincia de Misiones, en el límite entre ambos países.

Paraguay asegura que las firmas arrojan desechos químicos al río Paraná --que comparten ambas naciones en un tramo-- y Argentina aún no responde las demandas de la cancillería vecina.

El ministro de Medio Ambiente de Paraguay, Alfredo Molinas, aseguró el 12 de mayo que su país seguirá insistiendo en que el problema “se solucione por la vía diplomática, sin necesidad de llegar a conflictos”.

El grupo ambientalista Greenpeace difundirá a fin de mes un reporte sobre la industria de la celulosa y el papel en Argentina, donde aduce que ninguna empresa de este sector constituye un ejemplo, sino que todas son problemáticas.

Algunas contaminan al emplear cloro en el blanqueo, "y las que no lo usan tienen problemas en el tratamiento de efluentes, o sea que en todos los casos hay que ajustar las cuerdas", adelantó a Tierramérica Juan Carlos Villalonga, director local de Greenpeace.

La atención hacia la industria local aumentó tras el conflicto en torno a la construcción de dos plantas de celulosa, por parte de la finlandesa Botnia y la española ENCE, en la costa uruguaya de un río compartido con Argentina.

Los mayores temores por la eventual contaminación se registran en la oriental ciudad argentina de Gualeguaychú. Pero sus vecinos uruguayos defienden como fuente laboral a las dos fábricas, que una vez terminadas producirán cerca de 1,5 millones de toneladas anuales de pasta de celulosa para exportar.

La tecnología que aplica Alto Paraná es la misma que aplicará Botnia y los vecinos de la zona aseguran que el Ministerio de Ecología de Misiones no informa sobre controles en el Paraná.

A fines de los años 90, Greenpeace denunció penalmente por contaminación a Celulosa Argentina, ubicada aguas abajo sobre ese río, en la oriental provincia de Santa Fe, desde 1929. "La denuncia nunca prosperó", según Villalonga.

Greenpeace y el Taller Ecologista de Rosario aportaron muestras de agua con contaminantes --muchos persistentes-- asociados a la utilización de cloro. La empresa niega utilizar ese químico en la producción, pero tampoco informa qué usa. Los vecinos de Santa Fe aseguran que desde entonces piden información sobre la firma que inunda la localidad de un fuerte olor a huevo
podrido.

Papelera del Tucumán, en la nororiental provincia homónima, fue la única cuyos directivos fueron procesados, tras una denuncia de autoridades provinciales a comienzos de 2003.

En marzo los controles gubernamentales se hicieron más estrictos en la provincia de Buenos Aires, donde se aplicaron clausuras preventivas en Papelera Massuh y Papelera Baradero, por fallas en el tratamiento de efluentes.

Fuente:
http://www.tierramerica.net/

2 Y...? vas a Comentar?:

ProgShine dijo...

Tens o meu blog em link aqui (New Progshine) queres que eu coloque o seu link no meu blog também?

Narsisolon dijo...

Si, por supuesto!, te lo agradecería!
muito obrigado e estamos em contato!
;-)